Helicobacter pylori síntomas y tratamiento

El Helicobacter pylori es una bacteria que suele vivir en el estómago de las personas sanas. En los países desarrollados la bacteria se adquiere generalmente en la adolescencia o la juventud, aumentando la cantidad de personas que la tienen a medida que aumenta la edad, con el objetivo de que más de 60 años, una gran parte de las personas tienen Helicobacter en su estómago.

Es concebible que la esterilización haya disminuido la cantidad de niños o jóvenes que actualmente lo tienen.

Tambien te podría interesar leer:

Síntomas de una persona que tiene hígado graso

¿POR QUÉ TENGO TANTO SUEÑO? CAUSAS Y SOLUCIONES

Efectos secundarios del Helicobacter pylori

Los efectos secundarios relacionados con la enfermedad son:

  • Un gran número de personas que tienen Helicobacter en su estómago no tienen ningún malestar.
  • Ciertos individuos podrían quejarse de malestar vago en el estómago, como el tormento, el consumo, la absorción de peso, y así sucesivamente, los efectos secundarios llamados dispepsia. Esta dispepsia podría estar realmente relacionada con la contaminación. Muchos individuos siguen encontrando malestar después de la destrucción de Helicobacter, como una cuestión de hecho.
  • Un pequeño nivel de individuos contaminados con Helicobacter (normalmente por debajo del 10%) puede crear:
  • Gastritis.
  • Úlcera estomacal o duodenal.
  • Crecimiento maligno del estómago (adenocarcinoma del estómago o linfoma del estómago).
  • A pesar de que se ha evaluado en varios exámenes, no crea la impresión de que Helicobacter pylori está conectado con la mejora de la necrosis localizada del miocardio, apoplejía cerebral, urticaria, y así sucesivamente.


La razón por la que ciertos individuos fomentan la enfermedad y otros no depende probablemente del tipo de Helicobacter (algunos son más potentes que otros) y de factores sujetos a cada individuo.

¿Cómo se analiza la contaminación?

La enfermedad por Helicobacter pylori se puede analizar:

  • A lo largo de una gastroscopia a raíz de la realización de una biopsia de estómago. Por regla general, la gastroscopia se realiza para descartar la presencia de una enfermedad concreta en el estómago (una úlcera o un tumor maligno). El crecimiento maligno debe descartarse constantemente en pacientes mayores de 55 años con malestar estomacal o menores de esa edad con diferentes efectos secundarios que podrían hacer sospechar la presencia de una enfermedad (reducción de peso, agotamiento, etc.).
  • Mediante pruebas indoloras. Se realizan a la vista de efectos secundarios imprecisos, en general en individuos más jóvenes, o para comprobar si los microorganismos han desaparecido tras el tratamiento con antitoxinas:
  • Prueba del aliento (prueba de la urea sellada). Para realizar esta prueba es importante haber interrumpido el tratamiento con omeprazol (o similar) medio mes antes y seguir instrucciones excepcionalmente exactas sobre la mejor manera de realizarla.
  • Reconocimiento del antígeno de Helicobacter en las heces.

¿Podría en algún momento contaminarse?

Diferentes estudios han demostrado que los familiares que conviven con una persona que tiene Helicobacter tienen esta bacteria de forma más habitual en el estómago, por lo que parece que hay un grado específico de enfermedad. Se ha visto algo similar en jóvenes que viven en hábitats de detención.

Tratamiento para Helicobacter pylori

  • Suponiendo que las pruebas mencionadas anteriormente demuestran la presencia de Helicobacter pylori en el estómago, existe una señal clara de tratamiento cuando:
  • Hay una úlcera péptica (en el estómago o en el duodeno) que actualmente está activa o latente pero que se repite de vez en cuando.
  • En caso de que la contaminación esté relacionada con un linfoma estomacal.
  • Distintas condiciones en las que se puede sugerir el tratamiento (la duración de las pruebas evidencia la presencia de los microorganismos), a pesar de que con interrogantes se encuentran:
  • En el momento en que existan antecedentes familiares de enfermedad estomacal.
  • En el momento en que hay malestar vago en el estómago (dispepsia).
  • El tratamiento consiste en administrar un protector estomacal, principalmente omeprazol, junto con 2 o 3 antitoxinas (generalmente amoxiciclina, claritromicina, metronidazol o antibióticos) durante 10 a 14 días.

Algunos especialistas sugieren afirmar que ha habido una destrucción total de Helicobacter realizando una prueba de aliento alrededor de un mes después de terminar la respiración. Otros simplemente sugieren hacer esta prueba en individuos específicos, generalmente con efectos secundarios incansables, alta probabilidad de reincidencia o indefensión.

En el caso de que Helicobacter no desaparezca con el tratamiento principal o se repita, se pueden intentar otros regímenes de antitoxinas.

A pesar de que existen datos que proponen una relación específica entre la contaminación por Helicobacter pylori y la mejora del crecimiento maligno del estómago, no hay pruebas concluyentes que impulsen a sugerir la búsqueda eficiente de esta bacteria en la población para continuar con su destrucción si es encontrado. fue encontrado.